Abogado especialista abusos sexuales a menores

Abogado especialista abusos sexuales a menores

¿Buscando un experto Abogado especialista abusos sexuales a menores? Si es así, no le quepa la menor duda que está en el lugar indicado. Y es así, pues SOMOS EL PRIMER DESPACHO DE ABOGADOS DEL PAÍS, ESPECIALIZADO EN LA DEFENSA PENAL DE ESTE TIPO DE SITUACIONES, COMO ABOGADOS EXPERTOS EL DERECHO PENAL, QUE SOMOS.

TRABAJAMOS EN TODO EL TERRITORIO NACIONAL. Nuestros abogados tramitan asuntos relacionados con estas situaciones tan excepcionales, en todo el país, participando incluso, en cursos de formación, en esta área concreta del derecho penal. Nuestros abogados intervienen en los asuntos más relevantes a nivel nacional. Puede comprobarlo en la página de inicio de nuestra web, donde hemos colocado algunas intervenciones en las principales televisiones del país; TVE, A3, TELE5, LA SEXTA. (Entre otras). Es por ello, por lo que contamos en nuestro bufete de abogados, con un servicio vanguardista; Un teléfono de urgencias, permanentemente atendido por abogados penalistas, (expertos en derecho penal), para resolverle las dudas, que en relación a este tipo de delitos pueda tener.  (Abogado especialista abusos sexuales a menores).

urgencias

urgencias

La protección penal de los menores frente a la victimización sexual se articula a través de distintos delitos contenidos en el Código penal, algunos específicamente concebidos para víctimas menores de edad y otros dirigidos a todo tipo de víctimas, pero con previsiones específicas para cuando éstas sean menores de edad.

Las definiciones de delito sexual contenidas en el Código Penal pretenden salvaguardar la libertad sexual de las personas pero, en relación con los menores de edad, se entiende que, además de su derecho a vivir la sexualidad en condiciones de libertad, protegen su indemnidad sexual y su adecuado proceso de formación. Avala esta idea el hecho de que por debajo de los trece años se niegue a los menores capacidad para consentir válidamente una relación sexual y el hecho de que, una vez alcanzada la edad de trece años, les siga estando vetada la participación en ciertas actividades sexuales.

Abusos y agresiones sexuales (artículos 178 a 183 bis).  (Abogado especialista abusos sexuales a menores).

Se considera agresión sexual la implicación de la víctima en una actividad sexual con contacto físico, mediante el uso de violencia o de intimidación. El abuso sexual se diferencia de la agresión sexual en que no hay violencia ni intimidación pero, en cualquier caso, es un requisito del mismo que no haya consentimiento. Tanto el abuso como la agresión sexual se consideran más graves cuando la actividad sexual implica acceso carnal por las vías vaginal, anal o bucal o introducción de miembros corporales u objetos por las vías vaginal o anal, siendo la agresión sexual consistente en alguna de estas modalidades de actividad sexual la que recibe el nombre de violación.

En el ámbito de los abusos y agresiones sexuales se otorga un tratamiento separado y específico a los que tienen por víctima a menores de trece años. Esta edad de trece años se considera la de madurez sexual en España o, lo que es lo mismo, la edad mínima a partir de la cual se le reconoce a un menor capacidad para consentir válidamente una relación sexual. Se trata de la edad de madurez sexual más baja de los países de nuestro entorno e implica que cualquier actividad sexual llevada a cabo con un menor de trece años será siempre delictiva, con independencia de quien haya tomado la iniciativa y de si el menor se ha opuesto o no a la relación. Además, nuestra legislación no ha introducido ninguna salvedad referida a las relaciones sexuales entre iguales, por lo que cabría exigir responsabilidad penal a un menor con catorce años (edad a partir de la cual podrá ser considerado responsable con arreglo a la Ley Orgánica reguladora de la responsabilidad penal de los menores) por las relaciones sexuales mantenidas con un menor de doce años.

Las penas previstas para los abusos y agresiones sexuales sobre menores de trece años, cuando no hay acceso carnal son, respectivamente, prisión de dos a seis años y prisión de cinco a diez años. Para los casos de acceso carnal o conductas asimiladas se prevén penas, respectivamente, de prisión de ocho a doce años y de prisión de doce a quince años, equivalentes a la pena del homicidio, que es de prisión de diez a quince años. Las penas, además se deberán imponer en su mitad superior si concurre alguna de las siguientes circunstancias: escaso desarrollo intelectual o físico del menor, víctima menor de cuatro años, actuación conjunta de dos o más personas, violencia o intimidación particularmente degradante, abuso de relación de superioridad o parentesco, puesta en peligro de la vida del menor o delincuencia organizada. También se prevé una agravación para cuando el autor sea autoridad o funcionario público.

Una novedad introducida por la última reforma del Código penal la constituye la incriminación del llamado childgrooming. Consiste en contactar con un menor de trece años, a través de Internet, el teléfono u otra tecnología de la información o de la comunicación y proponerle un encuentro con el fin de cometer sobre él un delito de abuso sexual, agresión sexual o utilización con fines exhibicionistas o pornográficos, siempre y cuando se realicen actos materiales dirigidos al acercamiento. La pena prevista es de prisión de uno a tres años o multa de doce a veinticuatro meses, salvo que el acercamiento se logre mediante coacción, intimidación o engaño, en cuyo caso la pena se impondrá en su mitad superior.

A partir de los trece años a los menores se les dispensa protección a través de los mismos delitos de agresiones y abusos sexualesque se utilizan para adultos. Las penas inicialmente previstas para la agresión sexual son de prisión de uno a cinco años, para el tipo básico, y de prisión de seis a doce años para los supuestos de acceso carnal y conductas asimiladas. No obstante, las penas pasarán a ser, respectivamente, de prisión de cinco a diez años y de prisión de doce a quince años, cuando concurra alguna de las siguientes circunstancias (si concurrieran dos o más, las penas se impondrían en la mitad superior): violencia o intimidación particularmente degradante, actuación conjunta de dos o más personas, víctima especialmente vulnerable, abuso de relación de superioridad o parentesco y uso de instrumentos peligrosos susceptibles de producir la muerte o lesiones graves.  (Abogado especialista abusos sexuales a menores).

Por lo que se refiere a los abusos sexuales, se consideran tales aquellos en los que la víctima no ha dado su consentimiento (por ejemplo, tocamientos sorpresivos), los que se llevan a cabo sobre víctima privada de sentido o abusando de su trastorno mental, los que se cometan tras narcotizar a la víctima y aquellos que cuenten con un consentimiento viciado por haberse prevalido el autor de una situación de superioridad. La pena será prisión de uno a tres años o multa de dieciocho a veinticuatro meses, salvo en los casos de acceso carnal o conductas asimiladas, en los que será de prisión de cuatro a diez años. Teniendo en cuenta que las penas se habrán de imponer en su mitad superior cuando concurran las circunstancias de víctima especialmente vulnerable o de abuso de superioridad o parentesco, lo lógico será que sean estas penas las que se impongan en la mayor parte de supuestos de víctima menor de edad.

En relación con los menores que hayan alcanzado la edad de trece años la única particularidad que presenta el Código penal en materia de abusos sexuales la constituye el llamado abuso sexual fraudulento, en virtud del cual se sanciona –con pena de prisión de uno a dos años o multa de doce a veinticuatro meses, en el caso del tipo básico, y de prisión de dos a seis años, en los casos de acceso carnal– a quien, utilizando engaño, realice actos de carácter sexual con un mayor de trece años y menor de dieciséis. En estos supuestos también habrá que imponer la pena en la mitad superior si se aprecia la circunstancia de víctima especialmente vulnerable o de abuso de relación de superioridad o parentesco.

Acoso sexual (artículos 184 y 443.2).  (Abogado especialista abusos sexuales a menores).

El acoso sexual consiste en la solicitud de favores sexuales en el ámbito de una relación laboral, docente o de prestación de servicios, que genere en la víctima una situación objetiva y gravemente intimidatoria, hostil o humillante, previéndose tipos agravados para los casos de abuso de superioridad y de chantaje. El acoso sexual,si bien está concebido para proteger tanto a adultos como a menores, señala penas más altas (prisión de cinco a siete meses o multa de diez a catorce meses para el tipo básico y prisión de seis meses a un año para los supuestos agravados) para cuando la víctima sea especialmente vulnerable. Además, en el ámbito de los delitos contra la Administración Pública, se sanciona específicamente con pena de prisión de uno a cuatro años e inhabilitación absoluta de seis a diez años, el acoso sexual efectuado por un funcionario de centro de protección o corrección de menores sobre persona sujeta a su guarda.

Provocación sexual (artículos 185 y 186)

Los delitos de provocación sexual se refieren a menores de dieciocho años. Se incrimina la conducta de ejecutar o hacer ejecutar a un tercero actos de exhibición obscena ante menores y también la de vender, difundir o exhibir por un medio directo pornografía entre menores. Las penas en ambos casos son de prisión de seis meses a un año o multa de doce a veinticuatro meses. (Abogado especialista abusos sexuales a menores).

Prostitución de menores (artículos 187 y 188)

En relación con la prostitución el Código penal también protege a los menores hasta los dieciocho años. Para ello sanciona con penas de prisión de uno a cinco años y multa de doce a veinticuatro meses al que induzca, promueva, favorezca o facilite la prostitución de menores, así como al que solicite, acepte u obtenga, a cambio de remuneración o promesa, una relación sexual con un menor (figura del cliente). Si la víctima es menor de trece años la pena será de prisión de cuatro a seis años. También se prevé la pena de prisión de cuatro a seis años para el que determine a un menor a iniciarse o mantenerse en la prostitución por medios coactivos, engañosos o abusivos y para el que se lucre con ella; si se trata de un menor de trece años la pena será de prisión de cinco a diez años. En relación con estos delitos se establecen penas más graves para las autoridades o funcionarios públicos, para la delincuencia organizada y para los casos de riesgo para la vida o salud de la víctima. (Abogado especialista abusos sexuales a menores).

Utilización con fines exhibicionistas o pornográficos (artículo 189)

El Código penal sanciona con pena de prisión de uno a cinco años al que captare o utilizare a menores con fines o en espectáculos exhibicionistas o pornográficos, así como al que financiare estas actividades o se lucrare con ellas. Igual pena prevé para los que produjeren, vendieren, distribuyeren, exhibieren, ofrecieren o facilitaren la producción, venta, difusión o exhibición del material pornográfico elaborado a partir de la utilización de menores, así como para los que lo poseyeren con vistas a su difusión. La pena será de prisión de cinco a nueve años cuando concurra alguna de estas circunstancias: utilización de menores de trece años, carácter degradante de los hechos, especial valor económico del material, carácter violento de las imágenes, delincuencia organizada o que el autor sea un encargado del cuidado del menor.

Se sanciona con penas más bajas (prisión de tres meses a un año o multa de seis meses a dos años) la posesión para uso propio y la producción, venta, distribución, exhibición o facilitación de material pornográfico en el que, no habiendo sido utilizados directamente menores, se emplee su voz o imagen alterada. En cualquier caso todas las conductas se refieren a material elaborado a partir de menores reales, no sancionándose, por el momento, la pornografía que utiliza a adultos que simulan ser niños y la que presenta imágenes de niños inexistentes.

Finalmente, en el ámbito de los delitos relativos a la prostitución y a la pornografía se sanciona la conducta del que haga participar a un menor en un comportamiento sexual perjudicial para el desarrollo de su personalidad (prisión de seis meses a un año) y la conducta del que, teniendo bajo su potestad, tutela, guarda o acogimiento a un menor y teniendo conocimiento de su estado de prostitución o corrupción no haga nada por evitarlo (prisión de tres a seis meses o multa de seis a doce meses). (Abogado especialista abusos sexuales a menores).

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)
Be Sociable, Share!