Abogado especialista en drogas

Abogado especialista en drogas

¿Buscando un experto Abogado especialista en drogas? Si es así, no le quepa la menor duda que está en el lugar indicado. Y es así, pues SOMOS EL PRIMER DESPACHO DE ABOGADOS DEL PAÍS, ESPECIALIZADO EN LA DEFENSA PENAL DE ESTE TIPO DE SITUACIONES, COMO ABOGADOS EXPERTOS EN DERECHO PENAL, TRABAJAMOS EN TODO EL TERRITORIO NACIONAL, CONSULTE GRATUITAMENTE Y SIN COMPROMISO. Nuestros abogados tramitan asuntos relacionados con estas situaciones tan excepcionales, en todo el país, participando incluso, en cursos de formación, en esta área concreta del derecho penal. Nuestros abogados intervienen en los asuntos más relevantes a nivel nacional. Puede comprobarlo en la página de inicio de nuestra web, donde hemos colocado algunas intervenciones en las principales televisiones del país; TVE, A3, TELE5, LA SEXTA. (Entre otras). Es por ello, por lo que contamos en nuestro bufete de abogados, con un servicio vanguardista; Un teléfono de urgencias, permanentemente atendido por abogados penalistas, (expertos en derecho penal), para resolverle las dudas, que en relación a este tipo de delitos pueda tener. (Abogado especialista en drogas).

urgencias

urgencias

Aunque la mera posesión de drogas por sí sola no es constitutiva de delito siempre que las sustancias poseídas no estén destinadas al tráfico ilegal, La Ley Orgánica 4/2015 de Protección de la Seguridad Ciudadana establece sanciones administrativas de carácter grave con multas de 601 hasta 30.000 euros por:

El consumo o la tenencia ilícitos de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas, aunque no estuvieran destinadas al tráfico, en lugares, vías, establecimientos públicos o transportes colectivos, así como el abandono de los instrumentos u otros efectos empleados para ello en los citados lugares. Cuando los infractores en materia de consumo o tenencia sean menores de edad, la sanción de multa  podrá suspenderse, primero y extinguirse, después, si los mismos se someten voluntariamente y sin abandonarlo a tratamiento o rehabilitación, si lo precisan, o a actividades de reeducación.

El traslado de personas, con cualquier tipo de vehículo, con el objeto de facilitar a éstas el acceso a drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas, siempre que no constituya delito.

La ejecución de actos de plantación y cultivo ilícitos de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas en lugares visibles al público, cuando no sean constitutivos de infracción penal.

La tolerancia del consumo ilegal o el tráfico de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas en locales o establecimientos públicos o la falta de diligencia en orden a impedirlos por parte de los propietarios, administradores o encargados de los mismo. (Abogado especialista en drogas).

El repertorio de legislación, que se incluye en esta página, recoge tanto el Derecho estatal como el de las Comunidades Autónomas, así como la Normativa Municipal que se ha dictado específicamente sobre drogas y sobre otras materias conexas. (Abogado especialista en drogas).

Por otra parte, y dado el alcance internacional que tiene el fenómeno de las drogas, el repertorio recoge también los textos de los tratados internacionales multilaterales y bilaterales suscritos por España, que se encuentran en vigor, y otorga una particular atención a la normativa emanada de las instituciones de la Unión Europea, añadiendo, además, otros textos, que no tienen en sí mismo valor normativo (por ejemplo: planes, recomendaciones, declaraciones, etc.), pero que sin embargo tienen influencia en la política legislativa sobre la materia.

La recopilación se completa con un último apartado no normativo, pero de indudable interés, en el que se recogen Circulares, Instrucciones y Consultas de la Fiscalía General del Estado, así como de los distintos organismos de la Administración General del Estado con competencias en la materia, y los informes parlamentarios de la Comisión Mixta Congreso-Senado para el Estudio del Problema de las Drogas, dada la especial influencia que los trabajos de la misma han venido ejerciendo en la política sobre drogas en España desde su constitución en la IV Legislatura.

Así mismo se incluye para facilitar su comprensión una tabla que resume de manera somera los Delitos por consumo y/o tráfico de Drogas en España e información sobre posibles sanciones.

Drogas son todas sustancias que alteran el funcionamiento normal del sistema nervioso central. Estas sustancias son consumidas a miles de años por el hombre.Las características más importantes de estas sustancias son los efectos generados en el cuerpo y en el cerebro y sus respectivas consecuencias, momentáneas y permanentes. Importante, también su capacidad de generar adicción, taquifilaxia (tolerancia) o cuadros de abstinencia.

Son tres los grupos principales de las sustancias psicotrópicas, conforme los efectos generados en el sistema nervioso central: las depresoras, las estimulantes y las perturbadoras (alucinógenas).Muchas son las sustancias naturales que se encuadran el dicho concepto y, más recientemente, otras tantas sustancias de diseño son criadas a cada año con finalidades diversas. (Abogado especialista en drogas).

Su difusión indiscriminada y su mal uso generaron la necesidad de intervención jurídica en su consumo y distribución.

Después de varias reformas (inclusive la LO 15/2003, de 25 de noviembre) la norma básica actual del tráfico de drogas así se encuentra redactada en el Código Penal: (Abogado especialista en drogas).

Artículo 368. (Abogado especialista en drogas).

Los que ejecuten actos de cultivo, elaboración o tráfico, o de otro modo promuevan, favorezcan o faciliten el consumo ilegal de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas, o las posean con aquellos fines, serán castigados con las penas de prisión de tres a nueve años y multa del tanto al triplo del valor de la droga objeto del delito si se tratare de sustancias o productos que causen grave daño a la salud, y de prisión de uno a tres años y multa del tanto al duplo en los demás casos.

El bien jurídico tutelado es la salud pública y actúa como delito de peligro abstrato, presentando las siguientes características: consumación anticipada; difícil admisión de los actos preparatorios punibles y de las formas de imperfecta ejecución; la penalización no exige un daño concreto e individualizado; son delitos de mera actividad; y, se exige un verdadero peligro abstrato a la salud pública.1

Están tipificadas varias conductas alternativas, desde la venta y cultivo, hasta cualquier especie de colaboración, inclusive el comercio de precursores. Las expresiones abiertas promover, favorecer o facilitar de otro modo pueden abarcar casi todas las conductas relacionadas. Segundo Morales Garcia2 la jurisprudencia del Tribunal Supremo así entiende las conductas de almacenamiento, depósito, transporte, transito, intermediación, compraventa, donación (como forma de promover el consumo), ofrecimiento e invitación. Las agravantes también son varias.

Como las conductas son alternativas y, además, abiertas, los actos preparatorios de una determinada conducta casi siempre están abarcados por otra en su modalidad consumada. La tentativa, por lo tanto, puede ocurrir pero es poco usual.

En verdad, la disposición penal abierta es una técnica legislativa muy criticable, pues permite, en los casos de tráfico de drogas, apenar severamente situaciones que técnicamente estarían apenas en el campo de la participación o del favorecimiento, o aún de los actos preparatorios, o sea, actos totalmente distintos de la autoría del tráfico propiamente dicho. (Abogado especialista en drogas).

Las reformas penales pueden responder a diversos motivos por parte del legislador, algunos determinados por la adecuación legislativa a la realidad y a la petición social, incorporando, actualizando, o haciendo desaparecer conductas incluidas en el catálogo de delitos. En otras ocasiones, el legislativo responde a iniciativas propias que buscan encontrar un efecto educador o más bien ejemplificante al incluir o suprimir aspectos no asumidos por la sociedad en ese momento, y que puede que consiga enraizar o no; y por último, también en ocasiones, y oyendo las sugerencias de los aplicadores del Derecho, incluya o corrija aspectos necesitados de una nueva modulación.

En ese sentido el artículo 4.3 del Código Penal, afirmando el principio de legalidad, y en relación a los Tribunales, y sin perjuicio de ejecutar lo ordenado en el código, ya señala que ? Del mismo modo acudirá al Gobierno exponiendo lo conveniente sobre la derogación o modificación del precepto o la concesión de indulto, sin perjuicio de ejecutar desde luego la sentencia, cuando de la rigurosa aplicación de las disposiciones de la Ley resulte penada una acción u omisión que, a juicio del Juez o Tribunal, no debiera serlo, o cuando la pena sea notablemente excesiva, atendidos el mal causado por la infracción y las circunstancias personales del reo.? En una reunión de la Sala II del Tribunal Supremo en un Acuerdo no jurisdiccional, a principios de 2005, se solicitaba el cambio en esta materia, y más de cinco años más tarde tuvo entrada en el Código Penal. (Abogado especialista en drogas).

En relación a los delitos relativos al tráfico de drogas, la reforma llevada a cabo por la Ley Orgánica 5/2010, de 22 de junio, por la que se modifica la Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal, ha afectado a varios aspectos, afectando a los artículo 368, 369 y 370 del texto, siendo objeto de este trabajo lo concerniente a la introducción de un tipo atenuado en el artículo 368, determinado por la menor gravedad de los hechos y las particularidades del vendedor, el cual en muchas ocasiones responde al perfil del adicto consumidor que se autofinancia mediante esta actividad, y que podría haber sido condenado a una pena, quizás desproporcionada a la conducta que realizó. Por ello, recogiendo una petición de la Sala II del Tribunal Supremo, en Acuerdo no Jurisdiccional de la sala 2ª de 25 de febrero de 2005, el legislador la ha incluido en el texto. (Abogado especialista en drogas).

2. Justificación de la reforma.

La inclusión del segundo párrafo del artículo 368 del Código Penal viene a suponer la introducción de una cláusula de carácter elástico, que permite amortigua la rigurosidad con la que eran castigados hasta su entrada en vigor, aquellas actuaciones de tráfico de drogas de personas adictas, que procedían a una venta de menor entidad y al por menor, con la principal finalidad de financiar el autoconsumo: aquellos supuestos en que apremiado por su necesidad, se ve compelido a la venta ilegal de sustancias ilegales, afectando a adictos a los que no pude serle de aplicación otras causas de atenuación. Atenuación que quizás podría ser de extensiva a aquellos supuestos de sujetos cuya pertenencia a un ambiente de marginalidad o con problemas de integración social, se hayan visto avocados a la realización de actividades de tráfico de menor relevancia o significación. (Abogado especialista en drogas).

La Ley prevé que los distintos operadores jurídicos relacionados con su redacción e interpretación, deberán tener presente el principio de proporcionalidad de la pena, pero sobre este punto y desde las primeras sentencias, constituyó doctrina del Tribunal Constitucional, aunque no se podía olvidar que con relación la inclusión de un hecho punible en el listado de delitos y su castigo, es competencia del legislador, tal y como señaló la STC 65/86 de 22 de Mayo. Según el texto constitucional, se reserva a los Juzgados y Tribunales la aplicación de las Leyes, pero no si los medios o normas adoptadas por el legislador para la protección de los bienes jurídicos son adecuadas para alcanzar esa finalidad, o si son o no proporcionados en abstracto. (Abogado especialista en drogas).

Por ello, la introducción de este tipo atenuado ? y de los demás tipos atenuados que acompañan a determinados tipo básicos – responde a la necesidad permitir a los Tribunales de Justicia dar una respuesta más adecuada con el principio de culpabilidad, tal y como señaló la reciente STS núm. 32/2011 de 25 de Enero ( ponente Excmo. Sr. D. Carlos Granados Pérez), respondiendo “…a la necesidad de facilitar a los jueces y tribunales mecanismos que puedan servir para una correcta respuesta con el principio de culpabilidad permitiendo la adopción de penas que se consideran más adecuadas y proporcionadas a las circunstancias de los hechos y a las personales del acusado”. Se ajusta más a la aplicación del principio de culpabilidad, al permitir la adopción de penas que se pueden ser más adecuadas y proporcionadas a las circunstancias de los hechos y a la personales del acusado. (Abogado especialista en drogas).

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)
Be Sociable, Share!