El delito de Aborto tiene una íntima relación con el delito de homicidio, ya lo comentaron nuestros Abogados delito homicidio en Málaga. Bajo el nombre “Del aborto” se recogen en el Título II del CP una serie de conductas que afectan a la vida humana no independizada. Bien jurídico protegido en todo el Título II es la vida del feto o vida humana dependiente. Pero la protección jurídico-penal de la vida humana en su fase dependiente ofrece particularidades que la distinguen necesariamente de la protección jurídico-penal que se brinda a la vida ya independizada.

En primer lugar, señalan nuestros Abogados Penalistas Málaga, la vinculación orgánica que existe durante el embarazo entre el feto y la embarazada determina una especial relación de dependencia de aquél respecto a ésta que condiciona la protección jurídico-penal que, en principio, merece la vida humana dependiente. También otros bienes jurídicos dignos de protección son la vida, la salud, la libertad o la dignidad de la embarazada. Pero muchas veces el embarazo afecta seriamente a esos otros bienes jurídicos, planteándose un conflicto de intereses que debe resolverse conforme al principio general de salvaguarda del interés preponderante.

Abogados delito de aborto en Málaga

El problema jurídico se plantea, según el criterio de nuestros Abogados delito de aborto en Málaga, porque algunos consideran que el interés preponderante es, en todo caso, la vida dependiente, es decir, el feto. Otros, consideran que el interés preponderante es siembre el de la mujer embarazada, constituyendo el feto una simple prolongación del vientre de la mujer, carente por completo de protección al margen de la que merece la mujer misma. En el ámbito del Derecho penal el aborto puede definirse como la muerte del feto voluntariamente ocasionada bien en el seno de la madre, bien provocando su expulsión prematuramente en condiciones de no viabilidad extrauterina. Bien jurídico protegido es, por tanto, la vida del feto o vida humana dependiente, sin excluir que, en algunos casos, se tengan en cuenta, además, otros intereses como la vida, la salud, la libertad ola dignidad de la embarazada.

la definición de nuestros Abogados delito de aborto en Málaga es la muerte del feto voluntariamente ocasionada bien en el seno de la embaraza, bien provocando su expulsión prematuramente en condiciones de no viabilidad extrauterina. Bien jurídico: vida del feto o vida humana dependiente. Vida, salud, libertad o dignidad de la embarazada. La doctrina dominante se inclina por admitir el comienzo de la vida humana en el momento de la anidación o de la implantación del óvulo fecundado en el útero materno, a los 14 días de la fecundación. Argumentos:

Sólo a partir de la animación, dicen Abogados delito de aborto en Málaga, se produce una vinculación orgánica entre el embrión y la madre. Hasta ese momento el embrión no tiene contacto fijo con el organismo materno. De admitir que la fecundación determina el comienzo de la vida, habría que considerar aborto la destrucción del óvulo fecundado en laboratorio (fecundación in vitro) antes de su implantación en el útero de una mujer, lo que supondría tanto como prohibir las técnicas de reproducción asistida. La teoría de la anidación amplia el campo de acción de los medios anticonceptivos, cuya irrelevancia penal se deduce al que no inciden en la vida ya surgida. La acción dirigida a producir la muerte del feto puede ofrecer las más variadas manifestaciones y los medios empleados para tal fin ser los más diversos (físicos, mecánicos o químicos). El resultado es la destrucción del feto. El aborto es, por tanto, un delito de lesión en el que es necesario que el resultado se produzca para que el delito se consume (respecto a la tentativa véase infra). Sujeto activo puede ser cualquier persona: o la propia mujer produciendo ella misma su aborto, o un tercero (con o sin consentimiento de la mujer). En el aborto producido por la propia mujer sólo es punible la comisión dolosa: en el aborto producido por tercero es punible también el ocasionamiento del aborto por imprudencia grave, excluyendo expresamentre en el art. 146 en su tercer párrafo a la mujer esta responsabilidad.

Aunque el consentimiento de la embarazada no justifica por sí mismo la realización de un aborto, el legislador le da la relevancia para determinar la pena que corresponde al tercero. El art. 144 CP, castiga con la pena de prisión de 4-8 años e inhabilitación especial para ejercer cualquier profesión sanitaria, o para prestar servicios de toda índole en clínicas, establecimientos o consultorios ginecológicos, públicos o privados, por tiempo de 3-10 años, al que produzca el aborto de una mujer sin su consentimiento. El consentimiento irrelevante, el de una enajenada por ejemplo, equivale a la falta de consentimiento. También carece de relevancia e incluso puede dar lugar a la comisión de otros delitos el consentimiento obtenido mediante violencia, amenaza o engaño (art. 144.2 CP). En estos casos, la participación de la mujer es totalmente impune, ya que no es más que un mero instrumento. Si el tercero cree erróneamente que la mujer consiente no será castigado por este delito sino por el previsto en el art. 145.1 CP.

Si Usted tiene algún problema legal del ámbito penal, no dude en ponerse en contacto con nuestros Abogados delito de aborto en Málaga.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)
Be Sociable, Share!