La especial transcendencia de una imputación por delito de pornografía infantil en Fuengirola precisa de la Especialidad de Abogados Penalistas para este tipo de asuntos.

ESTAMOS ESPECIALIZADOS EN DELITOS DE PORNOGRAFÍA INFANTIL CON UNAS ALTAS TASAS DE ÉXITO PARA NUESTROS CLIENTES.

Cuanto antes se contrate a un Abogado delito de pornografía infantil en Fuengirola antes se podrá acometer la defensa de los intereses del cliente, pues en los primeros instantes de la investigación es cuando el imputado está más indefenso y sometido a presiones.

La concurrencia de unos elementos como: utilización de menores de 13 años, hechos particularmente degradantes o vejatorios, hechos que revistan especial gravedad en atención al valor económico del material pornográfico, cuando dicho material represente a niños o incapaces que son víctimas de violencia física o sexual, pertenencia del sujeto pasivo a una organización o asociación incluso de carácter transitorio y cuando el responsable sea ascendiente, tutor, curador, guardador.

Llegados a este punto, señalan nuestros Abogado delito de pornografía infantil en Fuengirola, conviene echar un breve vistazo al modo en que otros ordenamientos han contemplado el acceso a material pornográfico infantil a través de las TIC. Así, se detecta (especialmente en el ámbito anglosajón, encabezado por los Estados Unidos) una general y creciente tendencia a criminalizar los actos pertenecientes a esta- dios finales de la cadena de producción de los contenidos ilícitos (consumo) más propios, según aquí se entiende, de la fase de agotamiento del delito que no de su efectiva perpetración.

El material pornográfico con aquellas descripciones literarias o gráficos de actos sexuales que no vengan justificados por propósito artístico o científico alguno y cuya exclusiva finalidad sea el excitar la lascivia de quienes los lean o con templen y publicados con ánimo de obtener lucro de la misma.

Por otra parte, la extensión de la utilización de Internet y de las tecnologías de la información y la comunicación con fines sexuales contra menores ha evidenciado la necesidad de castigar penalmente las conductas que una persona adulta desarrolla a través de tales medios para ganarse la confianza de menores con el fin de concertar encuentros para obtener concesiones de índole sexual. Hoy día se entiende que esto está desfasado en el sentido de que la pena por posesión de material pornográfico infantil (de tres meses a un año de prisión o multa de seis meses a dos años) no es efectiva, ya que al sujeto lo podemos condenar pero una vez que salga lo más probable es que va a seguir sintiendo atracción por el consumo de este tipo de material pornográfico. Otra crítica que se hace es que según recientes investigaciones criminológicas, hoy día hay tasas muy elevadas de este tipo de delincuencia y ello se debe a que se prohíbe lo que antes era permitido; es decir, en el pasado estos sujetos se contentaban con ver o visionar este material y no agredían, mientras que en la actualidad, al no ser libre la posesión, el pedófilo opta por rebasar esos límites.

Por ello, se introduce un nuevo artículo 183 bis mediante el que se regula el internacionalmente denominado «child grooming», previéndose además penas agravadas cuando el acercamiento al menor se obtenga mediante coacción, intimidación o engaño”.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)
Be Sociable, Share!