El delito de revelación de secreto no es un tipo que sea habitualmente conocido por el gran público, pero ya sabemos que el desconocimiento de la ley no exime de su cumplimiento.

El tipo penal del delito de revelación de secreto consiste, en primer término en el daño causado a la víctima por la comisión del mismo.

Vamos a estudiar el tipo delictivo con la ayuda de nuestros Abogados delito revelación de secreto en la aplicación de un supuesto práctico. En este el recurrente sostiene el carácter delictivo de los hechos probados sobre dos bases diferentes. En primer lugar, al afirmar que la remisión al Comisario Jefe de la Unidad Central, Sr. Hxxxx, del archivo policial en el que constaban algunas circunstancias relativas al hallazgo del cadáver del subinspector fallecido, se había efectuado previo el acceso no autorizado a dicho archivo, de forma innecesaria y con la intención de desacreditar a aquel. En el supuesto, existe de entrada una relación con el delito de homicidio y con el delito de asesinato. En segundo lugar, porque la remisión del citado fichero a todos los Tedax de España no se realizó inadvertidamente, sino de forma consciente.

En cuanto al primer aspecto, el recurrente prescinde del hecho de que los aspectos relevantes contenidos en el referido fichero policial, es decir, los relativos a la aparición de sustancias, al parecer estupefacientes, (posible delito de tráfico de drogas), cerca del cadáver, ya habían sido remitidos a través del correo electrónico por el Coordinador de Servicios de Sevilla, como era habitual, a los superiores jerárquicos, a los jefes de brigadas, y a los comisarios de distrito y locales, y a nivel interno estaba a su disposición en el sistema informático de la policía según se recoge en la sentencia, por lo que no puede achacarse una intención de desacreditar si esa misma información, ya conocida en numerosos ámbitos internos, era además comunicada al Comisario Jefe de la Unidad Central, Abogados delito revelación de secreto.

Además, a esos efectos, tampoco puede entenderse probado, en contra de lo razonado por el Tribunal de instancia, que no estuviera autorizado el acceso a esa información, dadas las circunstancias que se acaban de expresar, a las que debe añadirse que la única razón del acceso, en ese momento, era efectuar la comunicación con esa información, ya divulgada a nivel interno, al Comisario Jefe de la Unidad Central.

En cuanto al segundo aspecto, en la sentencia se declara probado que el acusado, al remitir el correo a los Tedax comunicando el fallecimiento del subinspector jubilado, lo hizo “sin percatarse de que también remitía el archivo con la información policial”, Abogados delito revelación de secreto, por lo que no es posible ahora entender, por la vía del artículo 849.1o de la LECrim, que lo hizo conscientemente, modificando por esta vía los hechos que el Tribunal de instancia declaró probados de forma razonada.

En el segundo motivo, con el mismo apoyo procesal, denuncia, subsidiariamente, la indebida inaplicación del artículo 417 del Código Penal. Sostiene que, en caso de no ser aplicable el artículo 197, al haber divulgado el acusado datos reservados de un particular conocidos por razón de su cargo de forma legal, registrados en archivo informático, estaríamos en la infracción del artículo 417 del Código Penal.

La diferencia esencial entre las conductas contempladas en los artículos 197 y 198 y el 417, cometidas por un funcionario o autoridad, se centra en la legalidad del acceso a la información reservada a la que se refieren dichos preceptos. El artículo 197 parte de la exigencia de que el autor no esté autorizado para el acceso, el apoderamiento, la utilización o la modificación en relación a los datos reservados de carácter personal o familiar, castigándose en el artículo 198 a la autoridad o funcionario público que, fuera de los casos permitidos por la ley, sin mediar causa legal por delito y prevaliéndose de su cargo, realizare cualquiera de las conductas descritas en el artículo anterior. Mientras que el artículo 417 castiga la revelación de secretos o informaciones que no deban ser divulgados, y de los que la autoridad o funcionario público haya tenido conocimiento por razón de su oficio o cargo.

El recurrente considera que, en el caso de que se entienda que el acceso a los datos luego divulgados fue lícito, el precepto aplicable sería el artículo 417.

Para ello parte de la misma alteración de los hechos probados a que ya se hizo referencia en el anterior fundamento jurídico: la remisión del fichero a los Tedax se hizo consciente e intencionadamente. Sin embargo, como se ha dicho, el Tribunal de instancia ha declarado probado que tal remisión se efectuó sin que el acusado se percatara de ello, lo cual, siendo imposible la modificación del relato fáctico por esta vía de impugnación, determina su absolución al no estar prevista la comisión culposa.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)
Be Sociable, Share!