El delito de coacciones inmobiliarias no solo es habitual en Málaga sino en todas las ciudades españolas. El mal actuar de los arrendadores les lleva a exigir el fin de un contrato que se encuentra en vigor y por tanto hay que respetarlo hasta su finalización. Nuestros Abogados delito de coacciones Málaga así lo ponen de manifiesto.

También se imponen las penas del tipo de delito de coacciones inmobiliarias en Málaga en su mitad superior “cuando la coacción ejercida tuviera por objeto impedir el legítimo disfrute de la vivienda”. Con ello no sólo se viene a confirma, aunque de un modo indirecto, la tesis jurisprudencial antes citada que amplía el concepto de violencia, sino también otras formas de obstaculización del disfrute de la vivienda que pueden incluir conductas como la perturbación del uso de la vivienda provocando ruidos y molestias a horas intempestivas, que no son directamente intimidatorias ni consisten en empleo de fuerza en las cosas. En cualquier caso, si la conducta realizada no puede considerarse como coacciones, cabría aplicar un delito contra la integridad moral si la obstaculización del legítimo disfrute de la vivienda se lleva a cabo con actos hostiles o humillantes.

delito coacciones inmobiliarias

El que, sin estar legítimamente autorizado, impidiere a otro con violencia hacer lo que la ley no prohíbe, o le compeliere a efectuar lo que no quiere, sea justo o injusto, será castigado con la pena de 6 meses a 3 años o con multa de 12 a 24 meses, según la gravedad de la coacción o de los medios empleados. Cuente con nuestros Abogados Penalistas Málaga para que defiendas su expediente judicial. Cuando la coacción ejercida tuviera como objeto impedir el ejercicio de un derecho fundamental se le impondrán las penas en su mitad superior, salvo que el hecho tuviera señalada mayor pena en otro precepto de este Código.

– También se impondrán las penas en su mitad superior cuando la coacción ejercida tuviera por objeto impedir el legítimo disfrute de la vivienda.

El párrafo segundo del art. 172.1 CP obligada a imponer las penas del primer párrafo en su mitad superior, “salvo que el hecho tuviera señalada mayor pena en otro precepto de este Código”, “cuando la coacción ejercida tuviera como objeto impedir el ejercicio de un derecho fundamental”. La cláusula de salvedad tiene sentido por cuanto la obstaculación del ejercicio de algunos derechos fundamentales está tipificada expresamente en otros lugares del Código, con lo que la aplicación de esta cualificación viene limitada a los casos en que este supuesto no esté previsto expresamente. Por lo demás, los requisitos exigidos para la aplicación de la cualificación son los mismos que los del tipo básico.

Sabemos como ayudarle, déjenos hacerlo. 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)
Be Sociable, Share!