Tiene razón, según nuestros Abogados delito de coacciones Málaga que el recurrente en que el relato fáctico no señala expresamente que participase materialmente en la acción violenta de introducir forzadamente a las víctimas en el vehículo que él conducía, pues de los hechos probados se deduce que fueron los otros dos acusados los que lo hicieron.

Pero ello no le exime de su participación en el delito de coacciones. En el caso actual, según nuestros Abogados delito de coacciones Málaga, la coacción consiste, precisamente, en impedir que las víctimas pudiesen utilizar su propio vehículo para ejercer su derecho de acudir inmediatamente a la Comisaría a denunciar la agresión, delito de lesiones Málaga,  y obligarlas a introducirse en el vehículo del recurrente para trasladarlas forzadamente a donde no querían ir, sin pasar previamente por la Comisaría. Especial relación con el delito de detención ilegal y con el delito de amenazas.

Y en esta acción la participación del acusado recurrente no solo fue relevante sino decisiva, pues era él quien conducía el vehículo que llevó a las víctimas a un lugar a donde no querían ir, alejándolas del lugar de los hechos e impidiendo que pasasen por la Comisaría. Además el recurrente participó de forma omisiva, con su presencia y asentimiento, sin realizar actuación alguna impeditiva, en el reforzamiento de la coacción que se produjo precisamente en el interior de su vehículo, cuando Abraham llegó a esgrimir un cuchillo para atemorizar más a sus víctimas, en el momento en que el lesionado, fuertemente conmocionado por el golpe recibido, fue acosado por las náuseas llegando a vomitar en el coche.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)
Be Sociable, Share!