El Derecho a la Práctica del Deporte

//El Derecho a la Práctica del Deporte

El Derecho a la Práctica del Deporte

La práctica del deporte constituye un derecho reconocido expresamente en el art. 1.2 LD: “La práctica del deporte es libre y voluntaria”:

Pero durante el ejercicio de muchas de sus modalidades se pueden producir muertes o lesiones, además, la violencia es parte de la práctica habitual de algunos deportes, por lo que dichas muertes o lesiones pueden ser fruto no solo de la imprudencia sino de una actuación dolosa. Por ejemplo: lesiones como consecuencia de la práctica del boxeo. La propia Ley del deporte prevé este extremo, incluyendo una previsión específica para el caso de que se comentan delitos:

Art. 83. 1: “Los órganos disciplinarios deportivos competentes deberán, de oficio o a instancia del instructor del expediente, comunicar al Ministerio Fiscal aquellas infracciones que pudieran revestir caracteres de delito o falta penal”,  pese a ello, son pocos los casos que llegan a ser conocidos por los tribunales.

Teniendo en cuenta el proceso de profesionalización que el deporte ha sufrido en las últimas décadas, en este apartado vamos a analizar la posibilidad de aplicar la causa de justificación del ejercicio de un derecho o de un oficio a las conductas deportivas en las que concurre dolo o imprudencia:

El derecho a la práctica del deporte y los tipos delictivos dolosos (en deportes violentos es posible la producción de lesiones o incluso muertes con dolo directo o eventual):

Tales conductas realizan los respectivos tipos de lo injusto (p.e. un balonazo en la cabeza mata a un futbolista). En estos casos cabrá acudir a la aplicación de la causa de justificación del ejercicio de un derecho u oficio (pero para ello la actuación lesiva habrá de ser acorde al reglamento y se deberá de dar el resto de requisitos) en el caso de los delitos de lesiones corporales, si la actuación no se acogiera a las reglas establecidas, se podrá aplicar la atenuante que el art. 155 CP prevé para las lesiones consentidas (siempre que la víctima hubiera otorgado su acuerdo para la vulneración del reglamento, pero nunca con carácter general) en el ámbito de las faltas de lesiones no existe una previsión expresa sobre la eficacia del consentimiento, por lo que algunos autores, basándose en la eficacia atenuante que tiene en los delitos, consideran bien que su concurrencia dará lugar a la atipicidad de la conducta bien que justificará la misma.

El derecho a la práctica del deporte y los tipos delictivos imprudentes se basan en la inobservancia del cuidado objetivamente debido en la práctica del deporte excluye la posibilidad de aplicar la eximente del ejercicio legítimo de un derecho u oficio en los delitos imprudentes para que se pueda considerar legítima la práctica de un deporte será preciso que el sujeto se acoja a las reglas que regulan la misma, reglas que incluyen el respeto al cuidado objetivamente debido (y justamente su irrespeto es la característica fundamental de los delitos imprudentes), en este caso, entendemos que tampoco cabe otorgar efectividad general alguna al consentimiento como atenuante en los delitos de lesiones corporales; solo cuando haya sido otorgado para la infracción del cuidado debido será posible aplicarlo en el ámbito de las faltas de lesiones es igual que antes.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)
Be Sociable, Share!
By | 2018-02-15T09:35:37+00:00 enero 29th, 2018|Últimas noticias|0 Comments

About the Author: