RESPONSABILIDAD PROFESIONAL ABOGADO. NEGLIGENCIAS.

Efectivamente los últimos años se vienen produciendo, cada vez con más frecuencia, acciones o demandas, e incluso denuncias, contra abogados, consecuencias, las anteriores de una actuación profesional incorrecta, en la que se producen fallos y como consecuencia de los anteriores un daño en la persona del propio cliente. Normalmente este tipo de procedimientos trae como inicio una actuación judicial incorrecta o incompleta.

Es mucho más habitual, encontrar acciones judiciales contra médicos y contra constructores, pero nuestro departamento de abogados especialistas en responsabilidad civil, derivada de actuaciones o negligencias de abogados, estamos recibiendo cada vez mayor número de consultas y encargos profesionales para reclamar una actuación improcedente de compañeros nuestros. También estamos observando, cada vez más habitualmente, el encargo de asuntos y consultas relacionadas con reclamaciones frente a otros tipos de profesionales, tales como jueces procuradores, notarios, registradores de la propiedad, etc.

En primer lugar, si tengo la idea de reclamar a mi abogado, porque entienda que su actuación no sido la correcta debemos de partir de la premisa, de que actuación del abogado es una actuación que sólo se le puede exigir, lo que técnicamente se conoce, como una actuacion de medios, ¿que significa lo anterior?; Muy sencillo, con carácter general, y siempre lógicamente dependiendo del asunto, al abogado no puede exigírsele que gane siempre el caso, lo que sí puede exigírsele es un comportamiento, es decir, que utilice todos los medios a su alcance, con el objetivo de alcanzar el resultado, es decir que utilice la diligencia requerida, por la lex artis.

En cuanto la jurisprudencia, es decir lo que dicen los de una vez sobre este tipo de asuntos, debemos afirmar que curiosamente, la responsabilidad civil del abogado es relativamente joven. De hecho la primera sentencia del Tribunal Supremo que se pronuncia sobre la responsabilidad del abogado es de 1980.

Una cuestión muy importante que debemos tomar tomar en consideración a la hora de estudiar la posible negligencia profesional de un abogado, es el tipo de relación, que con su cliente tiene. El ejercicio libre de la profesión de abogado, normalmente esta relación parte del contrato de prestación de servicios que en ocasiones se aproxima contrato de mandato sustentado en la buena fe Y sobre todo la relación de confianza que une a abogado y cliente. Pero también puede calificarse como un contrato de obra cuando la prestación del abogado que sería por ejemplo cuando se encarga la redacción de unos contratos, de su voluntad. Por tanto hayamos visto que dependiendo de la tarea que se encargan abogado la relación que hubiera este con su cliente puede calificarse como contrato de arrendamiento servicios un contrato de obra E incluso un contrato de mandato.

Dicho todo anterior abogados se le exige, una obligación de medios, Y no de resultados, lógicamente, en los que el resultado final pretendido por el cliente no dependa de forma exclusiva de la voluntad del abogado, sino de tercero, nos estamos refiriendo al juez, que es quien dicta la sentencia, Y quien quita y da la razón a una de las partes, ambas desean como objetivo convencer al juez, pero es el juez, el que finalmente impartir justicia a favor de unos u otros. En este sentido se pronuncia el propio Tribunal Supremo en sentencia de 25 de noviembre de 1.999, donde expresamente se afirma, el abogado no puede ser responsable de un acto, de un tercero, en este caso juez, que puede estar de acuerdo con la tesis y argumentaciones que se haya formulado. En estos casos la obligación del abogado consistirá en despegar la actividad necesaria con la diligencia exigirle dirigido a obtener el resultado pretendido por el cliente. Por el contrario habrá una obligación de resultado, cuando habiendo recibido y aceptado el encargo, la atención de los resultados dependo de forma exclusiva de la voluntad del abogado. Así sucede cuando lo que debe hacer el abogado es redactar un informe, un dictamen un contrato. También cabe hablar de obligación de resultado, en la realización de ciertos actos procesales, redacción de una demanda, un escrito, un recurso. En estos casos, si podemos hablar de una actuación negligente por parte del abogado, por ejemplo, cuando a formular una demanda, no reclama correctamente la cantidad que debieras de reclamar, O en su caso no escoge, el camino procesal correcto. En esos casos el abogado deberá responder de su actitud negligente.

En vista de todo lo anteriormente expuesto, si usted tiene dudas sobre si la actuación de su abogado no ha sido correcta no dude ponerse en contacto con nosotros Y tras un inicial estudio de su expediente valoraremos si efectivamente hay negligencia por parte de su abogado o no.

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)
Be Sociable, Share!