Abogados Delito contra la Seguridad Vial en Málaga

//Abogados Delito contra la Seguridad Vial en Málaga

Abogados Delito contra la Seguridad Vial en Málaga

ABOGADOS ESPECIALISTAS EN DELITOS CONTRA LA SEGURIDAD VIAL EN MÁLAGA

Cuente con la experiencia de nuestros Abogados delito contra la Seguridad Vial en Málaga para defender su expediente penal. Una buena defensa radica en el mejor resultado para sus intereses.

ELEMENTOS DE LOS DELITOS CONTRA LA SEGURIDAD VIAL

Empezamos por los tipos legales, donde en primer lugar tenemos los delitos contra la seguridad vial que consisten en conducir, los cuales están recogidos en los artículos 370, 380, 381 y 384. Los elementos comunes de estos delitos son la conducta típica, el instrumento delictivo y el lugar en que se realiza. La conducta típica consiste en conducir un vehículo a motor, donde el sujeto activo solo puede ser el conductor. Y por conductor se entiende la persona que maneja el mecanismo de dirección o va al mando de un vehículo, o a cuyo cargo esta un animal o animales. Se trata pues de delitos de propia mano en los que no cabe la autoría mediata, pero si la coautoría o cualquier forma de participación.

Por vehículo a motor se entiende el vehículo provisto de motor para su propulsión, se excluyen de esta definición los ciclomotores y los tranvías. El tercer elemento común es la vía pública, pues aunque no se diga expresamente, la conducción de un vehículo a motor solo puede tener relevancia para la seguridad vial en tanto se lleve a cabo por una vía publica destinada al trafico motorizado.

DELITO DE CONDUCCIÓN A VELOCIDAD EXCESIVA EN MÁLAGA

En primer lugar tenemos la conducción a velocidad excesiva, Abogados para delitos por exceso de velocidad en Málaga. Castiga este delito, pues una situación de peligro abstracto derivada de un determinado exceso de velocidad, superar la velocidad permitida en 60 Km/h en vía urbana y en 80 Km/h vía interurbana. El tipo subjetivo de este delito es, en cualquier caso, doloso, refiriéndose en este caso el dolo exclusivamente a la conducción a velocidad excesiva.

DELITO DE CONDUCCIÓN BAJO LOS EFECTOS DEL ALCOHOL EN MÁLAGA

En segundo lugar, según nuestros Abogados delito contra la seguridad vial Málaga, tenemos la conducción bajo el efecto de bebidas alcohólicas. Las drogas tóxicas, estupefacientes, sustancias psicotrópicas o similares producen el efecto de disminuir las facultades psíquicas, reflejos, atención, etc en los conductores, abogados delito de alcoholemia en Málaga. El inciso primero del apartado 2º del artículo 379 solo exige que se demuestre la influencia en el conductor aunque sea mínima, con lo que el ámbito de aplicación del tipo resulta desmesuradamente amplio. No se exige la demostración de una puesta en peligro concreto, bastando tan solo con la conducción del vehículo en tales circunstancias. En el tipo subjetivo es necesaria la consciencia de que se conduce embriagado. La comisión imprudente no esta prevista expresamente. En esta materia reviste de especial importancia la actio libera in causa, ya que muchas veces el conductor en el momento de la conducción es inimputable. En este caso no será aplicable la eximente 2º del artículo 20, ni la eximente incompleta del artículo 21.1. Otra particularidad de este delito es su carácter permanente, ya que la consumación se prolonga durante todo el tiempo que dura la conducción bajo la influencia de la bebida alcohólica o de la droga.

DELITO DE CONDUCCIÓN TEMERARIA EN MÁLAGA

En tercer lugar esta la conducción temeraria. En el tipo objetivo la acción consiste en conducir con temeridad manifiesta. El conductor debe comportarse con desprecio absoluto de las reglas de tráfico más elementales, y además ha de ser manifiesta, abogados delito conducción temeraria Málaga. El resultado de la conducción temeraria ha de ser la puesta en peligro de la vida o integridad de las personas. El grado de peligro debe ser constatado por el juez en atención a las circunstancias del hecho. El delito de conducción temeraria, no es, por tanto, un delito de peligro común, y no basta con que el conductor ponga en peligro su vida o su integridad, sino que se requiere que con la conducción ponga en peligro bienes individuales ajenos. En cuanto al tipo subjetivo la conducta ha de ser dolosa. En cuarto lugar tenemos la conducción temeraria con manifiesto desprecio por la vida de los demás, establecida en el artículo 381.

La conducta típica de este artículo coincide con la descrita en el artículo 380, estamos pues ante un delito de propia mano, en el que el autor en sentido estricto tiene que ser el conductor. Ello no excluye la responsabilidad penal de otras personas. La cuestión tiene importancia porque este tipo de conducción es muchas veces producto de apuestas con otras personas. La conducción del vehículo debe realizarse con temeridad manifiesta. La expresión temeridad permite considerar como tal toda forma de conducción de un vehículo de motor sin tener en cuenta las precauciones más elementales. Lo de manifiesta quiere decir que tiene que ser patente a terceros. El juicio de peligrosidad es objetivo y realizable ex ante, aunque posteriormente haya que tener en cuenta también las circunstancias particulares del caso. La objetivación de este elemento típico es muy importante, porque solo a partir de él se puede indagar el otro elemento de naturaleza subjetiva. No deja de ser sorprendente que se restrinja de esta forma la perturbación de l tráfico, es decir, a la conducción temeraria de un vehículo de motor, la expresión del manifiesto desprecio por la vida de los demás. En cuanto al tipo subjetivo, ya no es suficiente en el tipo con un dolo de peligro referido a la acción peligrosa en sí, sino que es preciso un elemento subjetivo específico del injusto constituido por el manifiesto desprecio por la vida o integridad de las personas.

Por ello, parece evidente, que el artículo 381 tipifica un comportamiento dolos, no solo respecto a la conducción temeraria misma, sino también respecto al resultado de peligro, e incluso lesivo que la acción puede producir.

El delito del artículo 381 es punible aunque no se produzca una situación de peligro concreto para la vida o la integridad de las personas. Esto no quiere decir que baste la realización de la acción peligrosa sin más, sino que deberá existir un mínimo de peligro para los bienes jurídico. La creación de una situación de peligro concreto, es solo un factor de agravación de la pena, peor no un elemento esencial del tipo previsto en el artículo 381. La puesta en peligro de los bienes no constituye un elemento típico y, por tanto, su se produce efectivamente un daño patrimonial habrá que estar a las reglas generales de imputación del delito de daños.

DELITO DE CONDUCCIÓN BAJO LOS EFECTOS DE DROGAS EN MÁLAGA

Especial importancia reviste la figura de la actio libera in causa, sobre todo, cuando el conductor en el momento de la conducción esta embriagado o bajo el efecto de alguna droga tóxica o sustancia psicotrópicas, abogados delito de conducción bajo los efectos de drogas en Málaga. Debe tenerse en cuenta que, si la conducción temeraria ha surgido precisamente del estado de trastorno mental del sujeto, éste será difícilmente compatible con el manifiesto desprecio por la vida humana. Cuando se produzcan un concurso de delitos, se entenderá aplicable el delito de mayor pena. Lo normal es que si el resultado es de lesiones graves o de homicidio, si estos resultados se imputan a titulo de doloso será aplicable la pena de los mismos en su mitad superior.

Sin embargo, el delito del artículo 381 no desaparece por completo absorbido por los delitos a que haya dado lugar. La autonomía del artículo 381 resurge cuando el resultado lesivo no se produce por desistimiento voluntario. Si son varios lo muertos o los lesionados, habrá un concurso ideal entre los distintos homicidios o lesiones, consumados y/o intentados, pero la pena será siempre como máximo la del delito mas grave en su mitad superior. En quinto lugar tenemos la conducción sin permiso o con permiso retirado. El inciso segundo del párrafo segundo de este artículo castiga al que condujere un vehículo de motor o ciclomotor si haber obtenido nunca permiso de licencia de conducción. El que no se tenga la licencia de conducir, no quiere decir que la conducción en si misma ponga en peligro la seguridad vial, y si la pone efectivamente, se puede aplicar el delito de conducción temeraria sin ningún tipo de problema.

El actual tipo penal, estudiado por nuestros Abogados delito de seguridad vial en Málaga esta construido como un delito de peligro abstracto, por lo que no requiere la prueba de que se haya creado un peligro concreto para ningún bien jurídico. Diferente naturaleza tienen las otras dos modalidades delictivas contenidas en el artículo 384, la conducta prevista en el inciso primero del párrafo primero tiene su origen en una infracción administrativa que determina la perdida de vigencia del permiso. La sanción de pérdida de puntos se ha convertido en la sanción administrativa más importante dentro de la gama de sanciones administrativas aplicables. La misma puede llegar, por la gravedad de la infracción, o por acumulación de varias, a la perdida de vigencia del permiso, lo que inhabilita al sujeto sancionado para conducir. Con la reforma de 2007, esta conducta se castiga expresamente, al igual que la conducta sancionada en el inciso primero del apartado 2º, la conducción tras haber sido privado cautelarmente o definitivamente del permiso o licencia por decisión judicial. En algún caso extremo puede apreciarse el estado de necesidad como causa de justificación. En segundo lugar tenemos la creación de grave riesgo para la seguridad vial, donde la acción consiste en alterar la seguridad vial por cualquiera de los medios citados en el artículo 385.1, pero en la expresión o por cualquiera otro medio, se pueden incluir también en el tipo otros comportamientos susceptibles de alterar la seguridad vial. El riesgo que se origine ha de ser grande y concreto, no basta con la mera incomodidad, es necesario el dolo.

DELITO DE NEGARSE A LAS PRUEBAS DE ALCOHOL EN MÁLAGA

En tercero lugar tenemos la negativa a someterse a las pruebas de alcoholemia. La negativa del conductor a someterse a las pruebas de alcoholemia había sido introducida en el CP de 1995, como un delito de desobediencia grave a castigar conforme a lo dispuesto en el artículo 556 con una pena de seis meses a un año.

By | 2018-02-15T09:35:40+00:00 enero 14th, 2018|abogado penalista malaga|0 Comments

¡Valora esta información!

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

About the Author:

×
En RINBER Abogados tenemos la solución a su Problema. Pregúntenos y un Abogado le contestará o bien llame al 627467043