El Ejercicio Legítimo de la Profesión de Médico

//El Ejercicio Legítimo de la Profesión de Médico

El Ejercicio Legítimo de la Profesión de Médico

En el ejercicio de la profesión médica se plantea frecuentemente la cuestión de cómo tratar casos en los que se producen muertes, lesiones o coacciones. La posible aplicación de la eximente de ejercicio legítimo de la profesión dependerá de la naturaleza de la práctica de que se trate y de las circunstancias que la acompañen en la ponderación de los intereses en juego será de nuevo fundamental tener en cuenta el principio del debido respeto a la dignidad de la persona humana.

En este ámbito, otras eximentes como el consentimiento del paciente tienen también un importante campo de aplicación

  1. a) Intervenciones médicas curativas consentidas: las intervenciones curativas que cuentan con el consentimiento del paciente o sus representantes serán objeto de distinto tratamiento según que sean exitosas o no:

Resultado favorable. Si el resultado final de un proceso curativo que implica la causación de lesiones es favorable, no concurre el tipo objetivo del delito de lesiones corporales -> la conducta será atípica, (y por tanto no tendrá sentido analizar la concurrencia de causas de justificación). Otro sector minoritario entiende que estaremos ante un comportamiento típico pero justificado.

– ejemplo: Miriam, especialista en cirugía general, extirpa el bazo a Jerónimo, que había sufrido un grave accidente de circulación. Al mes de la operación Jerónimo recibe el alta médica. Pese a que para llevar a cabo la operación Miriam ha debido provocar una serie de lesiones a su paciente, el resultado final es favorable, la conducta será atípica.

Resultado desfavorable. El error médico: si el resultado es desfavorable y se constata que se ha producido por la inobservancia del cuidado objetivamente debido (la actuación del facultativo no fue conforme a la lex artis) -> nos encontraremos en la esfera de los delitos o faltas imprudentes -> no será posible acudir a la eximente de ejercicio legítimo de la profesión médica. Pero no porque las causas de justificación no sean aplicables en los delitos imprudentes, sino porque precisamente en este caso el ejercicio de la actividad no ha sido el legítimo; pero se podría plantear la aplicación de la eximente incompleta si se dieran sus requisitos.

Por ejemplo: en el supuesto anterior, Jerónimo finalmente fallece porque Miriam ha olvidado una gasa dentro de su cuerpo.

Si el resultado desfavorable se ha producido a pesar de haber actuado el facultativo de acuerdo con las normas que rigen la profesión médica (lex artis) -> la conducta será atípica (según unos autores) o podrá aplicarse la causa de justificación del ejercicio de la profesión médica (según otros)

Por ejemplo: a pesar del esfuerzo realizado por Miriam, Jerónimo fallece como consecuencia de la gravedad de las heridas que recibió en el accidente; el hecho de haberle extraído el bazo deberá ser considerado atípico (justificado).

  1. b) Intervenciones médicas no curativas consentidas:
    – existen intervenciones médicas que no tienen por si solas carácter curativo

Es el caso de la medicina experimental, gran parte de los supuestos de la cirugía estética y transexual, de las esterilizaciones y de los casos de trasplantes o transfusiones desde el punto de vista del donante, en estos casos se realiza el tipo de los delitos dolosos de lesiones y es preciso encontrar el tratamiento penal adecuado; en este sentido se plantea la aplicación de:

La causa de justificación del consentimiento del ofendido: “El consentimiento del ofendido exime de responsabilidad penal en casos de trasplantes, esterilizaciones y cirugía transexual cuando se cumpla con los requisitos pertinentes” (art. 156 CP)

La causa de justificación del ejercicio legítimo de la profesión: esta causa de justificación se aplica en el resto de supuestos. Para ello el facultativo deberá estar legalmente habilitado, la intervención habrá de estar indicada y se habrá de realizar con arreglo a las normas de la lex artis, será preciso contar con el consentimiento del paciente y deberá concurrir el elemento subjetivo de la causa de justificación

Por ejemplo: José, médico investigador de una industria farmacéutica, inyecta a Luis un compuesto que se encuentra en fase de experimentación para la lucha contra la malaria. Luis ha de ser ingresado en un centro hospitalario víctima de fuertes dolores abdominales y es dado de alta a los cuarenta y un días de internamiento. La conducta de José estará justificada en caso de que haya cumplido con los requisitos que exige la normativa que regula este tipo de intervenciones.

By |2018-02-15T09:35:37+00:00febrero 4th, 2018|Últimas noticias|0 Comments

¡Valora esta información!

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

About the Author:

×
En RINBER Abogados tenemos la SOLUCIÓN a su Problema. Escríbenos y un Abogado le ayudará :)